IMG_20210418_154350.jpg
  • Instagram - Negro Círculo
  • RSS - Negro Círculo

Mamen Carrasco

Carmen Martín es una artista novel. Su mundo era otro. El de los yuppies o ejecutivos de los años 80, que fue su “década prodigiosa” en cuanto a su realización personal, alcanzando sus mejores logros a nivel profesional. Después llegó la crisis y el paro. Hace tan solo ocho años ha cambiado el mundo de los números por el del arte, aunque siempre ha pensado que cualquier trabajo que se haga con pasión es arte.


Los temas que ha abordado en su corta trayectoria artística tienen que ver con el concepto de horizonte y límite, con violencia de género laboral, y con sexualidad femenina entre otros. 


Muy preocupada por el Medio Ambiente la pregunta que Martín se hace cuando comienza una obra, como si de un acto de simbiosis con la materia se tratase, es, ¿hay posibilidad de reciclar, de no generar sino de transformar?, premisa que reconoce como una obsesión y que le lleva a una contención de su propio acto creativo, si no consigue reciclar. Donde ha encontrado su rutina creativa más fluida y cómoda es con la pintura, la escultura y el grabado. También realiza trabajos de fotografía y el videoarte. 


En todas sus obras el reto de materializar un concepto le deviene impuesto como un proceso de creación cercano a una inacción es decir, a un "dejarse llevar”. 
Co-fundadora, junto a Bárbara Bentinck, en el año 2017, de los talleres" Vivero de Artistas", que es un colectivo independiente de talleres para artistas y artesanos en Altea.